Conozca a Nuestro Personal

Gaby Muñoz- Fundadora, Directora

Gaby Munoz - Founder Obtuve mi título universitario en 2007, que significó la puerta a todos mis sueños se habían abierto, sin embargo, Dios tenía otros planes para mí, y estoy profundamente agradecido por ello. Me gradué de la Enseñanza de Agua Viva Escuela Bíblica, durante mi último año, tuve una visión, vi a mí mismo la apertura de grandes jaulas con barras de plata gruesos, como lo abrí, había cientos de niños que salen, Me vi la ropa ellos, alimentarlos, abrazarlos y oí una voz que decía: “llevar a los hijos al Padre”, Así que sabía que llamaron a los niños, que no sabía dónde ni cuándo. Así que un par de meses más tarde mientras yo estaba interpretando a un equipo de misiones, llegamos a la comunidad por la Escombrera Ciudad de Guatemala, y recuerdo que estaba tan emocionada de estar allí. Mientras yo estaba escuchando a una de las damas de contar su historia, me sentí un poco mío apretando la mano, miré hacia abajo y mis ojos se encontraron los más hermosos ojos oscuros nunca, que era una niña, le sonreí y le dije hola, y ella simplemente me dijo: “usted podría darme un abrazo?” Como lo hice, mi corazón sabía que yo pertenecía a ese lugar. Y así es como empezó esta hermosa aventura, ahora, estamos luchando por los niños allí para tener una vida digna de un hijo de Dios, los niños de la Escombrera la ciudad de Guatemala y los niños de las comunidades por el vertedero en Quetzaltenango, las aldeas en las montañas. Es una hermosa aventura, el vertedero de basura, entre el mal olor y las moscas, el polvo en los pueblos, increíble son los lugares donde el amor y la gracia de Dios se han vuelto tangible para mí. Ahora sabemos, tenemos el destino de una generación en nuestras manos, y no vamos a parar, en primer lugar porque sabemos que Dios está con nosotros. Sabemos su amor para estos niños preciosos, para estas personas preciosas, y en segundo lugar porque los amamos también. Gracias y bienvenidos a este camino de amor y de fe, un viaje en el que todos los días vemos las oraciones contestadas y los sueños se hacen realidad. Esta asignación es enorme, pero Dios es más grande, y un día, cuando oigo a uno de estos niños dicen “Oh, sí, yo vengo de un vertedero de basura, pero ahora soy un ingeniero o un médico, o un maestro o quién sabe el presidente de Guatemala? Debido a que un día Jesús se apareció y me Su hijo “, entonces podríamos decir hizo, lo hemos hecho!

 

Ismary Mazariegos – Quetzaltenango

Ismary MazariegosMi nombre es Ismary Yaneyda Mazariegos Solís. Yo estudié en la escuela de Agua Viva Biblia y no hay donde Dios había puesto en mi corazón para trabajar con los niños y ayudarles a sanar sus heridas, como lo había hecho conmigo . Yo sabía que mi vocación era ser misionero y el trabajo con los niños. A través de mi amiga Ruth me enteré de lo que Gaby Muñoz estaba haciendo con su programa, Semillas de Fe. Gaby necesita la gente, que se conocían desde Agua Viva donde estudiamos juntos, y que ella me habló de formar parte del equipo .

Mi corazón se llenó de tanta alegría, y para mí esto era la respuesta a mis oraciones. Salí de mi ciudad natal y se inició con Semillas de Fe en octubre de 2013 .

Ahora estoy en Quetzaltenango servir a los niños. Estoy tan feliz haciendo lo que hago porque sé que ellos tienen un futuro en Cristo y serán grandes ministros y profesionales. Yo aprovecho el tiempo que Dios me ha prestado para vivir y me siento libre, feliz de hacer lo que hago, porque no hay nada mejor que ver las sonrisas felices a nuestro alrededor y ser parte de la historia de los niños.

Mi promesa de Semillas de Fe es mantenerse indefinidamente, no importa cómo somos, si somos cansado físicamente o emocionalmente, tenemos que llevarlo a Dios y poner todo a un lado, dando todo nuestro amor a los niños. A pesar de que mi infancia no fue muy feliz, estar con los niños con los que puede ser un niño otra vez y vivir cada momento como si fuera el mío. Me siento tan feliz de hacer este trabajo y me abrazo a todos los niños como yo habría querido ser abrazado. Yo veo las sonrisas y es como un motor de arranque de mi vida, para continuar y ni se te ocurra mirar hacia atrás.

Voy a las comunidades con las que trabajamos en Xela para ver cómo los niños están en sus estudios y escuelas. Puedo comprobar para ver si faltan algunos útiles escolares para que yo pueda ir a comprar algunos de ellos. También visito las escuelas y hablar con los profesores para ver cómo los niños se comportan y cuáles son sus calificaciones son. También puedo comprobar la asistencia y las tareas de los niños, y ayudarles a completar cualquier tarea que falta. También voy a las comunidades y compartir acerca de Dios y de los planes que tenía para ellos. Esto se conoce como los valores y Programa Discípulos.

Todo lo que hago es una bendición y lo hago para honrar a Dios. Sé que no es mucho lo que Dios me ha dado, pero yo soy feliz haciéndolo y le doy gracias a Dios por ser aquí, porque para mí es uno de los mejores regalos que me ha dado.

Manuel y Chayito Monzon – Ciudad de Guatemala

Manuel and Chayito MonzonMi nombre es Manuel y estoy terminando mi carrera como ingeniero civil con una maestría en su estructura y organización. Mi pasión está trabajando con los niños. Con todo lo que Dios me ha dado yo enseño a los niños y es un privilegio estar con ellos. Todos los días me reconozco cuánto ha hecho Dios para nuestras vidas. Lo que Dios ha hecho en los corazones de todos y cada niño es un milagro.

Mi nombre es Chayito y uno de mis vocaciones es estar con los niños. Yo creo que Dios hace cosas extraordinarias con ellos. Para ver cada sonrisa, cada detalle de cada uno de los niños, sabemos que Dios nos ha escogido para enseñarles. Cada momento se enteran de que existe un lugar más allá de este mundo que Dios ha preparado para ellos y vemos todos los días reciben la gloria de Dios. Es un regalo de Dios en nuestras vidas. Yo creo que Dios hace las cosas de aquí que se escuchará en todo el mundo.